#LaBrújula: Orientación Vocacional y Profesional

#LaBrújula: Orientación Vocacional y Profesional

Recibe notificaciones de talleres y charlas de orientación

Subscribe to our mailing list

* indicates required

martes, 1 de septiembre de 2015

Convencida de que escogí la carrera correcta

“La persona que disfruta lo que hace, siempre está de vacaciones”  


No importa la cantidad de información, de opiniones o evidencias que tengamos a nuestra disposición, tomar una decisión implica un grado de incertidumbre y ansiedad que no se calma hasta ver los resultados.

Así que, después de tomar la decisión de estudiar administración de empresas mención recursos humanos, poco a poco me convencí que escogí la carrera correcta. He aquí las razones:

1.     Entusiasmo: El primer día estaba animada y dispuesta afrontar el desafío. Me convencí de la veracidad de mi ánimo porque cuatro años después seguía sintiendo lo mismo. Aun cuando pase por asignaturas difíciles, profesores enredados y momentos tensos, mi entusiasmo siguió vivo. Supere la prueba del tiempo y no hubo evidencia de arrepentimiento.

2.      Gozo: Disfrute el camino recorrido, sin embargo, la alegría que me convenció de mi elección la experimente al dar el discurso de grado en la graduación. En ese momento sentí el gozo de haberme convertido en una administradora de los recursos humanos.

3.     Recuerdos: Te das cuenta que has amado porque el recuerdo de lo amado no se pierde, no se borra, no te deja. Pues, recuerdo tanto mis años de estudio, mis compañeros, mis maestros, mis apuntes (algunos aún los conservo) y cada vez que me recuerdo me convenzo de mi elección.

4.     Admiración: Mientras más leía, investigaba y descubría un proceso, un método, una teoría más me sorprendía y deleitaba. Más quería saber y cada vez más, me convencía de mi carrera. 

5.     Visión: Mi carrera le dio color a mi futuro, me dio razones para crear proyectos. Me imagine con ella en el tiempo y me gustaba lo que veía. Además muchas veces encontré parte de mí en ella. He llegado a sentir que fuimos hechas la una para la otra. 

6.     Eficiencia: Cuando tuve la oportunidad de trabajar en mi área por primera vez, no me aburrí ni entristecí, de hecho, me sentí satisfecha. Sentí que mis habilidades e intereses se complementaban con mis funciones. Podría disfrutar varios años haciendo aquello por ocho horas seis días a la semana.


Por estas y otras razones, estoy convencida de que escogí la carrera correcta. ¿Y tú, estas convencido de que elegiste la carrera correcta? Deja tu comentario.